Salamanca

Ya era mucho tiempo que quería ir a visitar Salamanca, y... me regalaron una muy bonita estancia en esta ciudad.
Salamanca es una ciudad muy importante en la historia de España, donde se plantaron muchos de los pilares que hicieron este país.


La ciudad es patrimonio de la humanidad y alberga la universidad más antigua de España, La Universidad de Salamanca, además de tener un muy bonito centro histórico.
Salamanca es una ciudad universitaria, aquí vienen a estudiar jóvenes de todas España y Europa. Es una ciudad moderna en un entorno histórico antiguo, con muchos jóvenes, muy alegre y activa.


En los pocos días que nos quedamos en Salamanca pudimos pasear por el centro histórico conociendo sus numerosos monumentos y probando su deliciosa gastronomía en los muchísimos locales de la ciudad.
Nos alojamos en un exquisito hotel situado en el perímetro del centro histórico, el Hotel Rector.

Para visitar la ciudad hay varias rutas que te llevan a conocer los más importantes monumentos de Salamanca.
Nosotros fuimos en verano, y la ciudad estaba bastante tranquila, había turismo, pero no estaba llena de estudiantes. En parte fue una pena no poder conocer esta faceta de la ciudad.


La ciudad es muy bonita, y paseando por sus calles te puedes encontrar con monumentos o rincones muy fascinantes. Los más interesantes para mi gusto, sin quitar nada a los demás son:

La Casa de las Conchas, la fachada está decorada con alrededor de 350 conchas de vieira.


La Plaza Mayor, muy parecida a la Plaza Mayor de Madrid, y a muchas plazas mayores de España, pero con su carisma, y es un muy bonito escenario donde han tenido lugar muchos de los acontecimientos de la ciudad.


La Catedral Vieja y la Catedral Nueva. Una pegada a la otra. La primera de estilo Románico y Gótico y la segunda de estilo Gótico tardío y Barroco. La visita en su interior es interesante, además se puede dar un paseo por los campanarios con una muy bonita vista a la ciudad.



Pero, lo que más me gustó de la ciudad fue el Convento de San Esteban, del siglo XVI.


Es un Convento Dominicano, Patrimonio histórico de la humanidad. Su fachada en piedra que enmarca un arco triunfal y sus decoraciones son magníficas. Para entrar al claustro hay que pagar una entrada de 2€, pero vale seguramente la pena pagar par ella.


El Claustro de los Reyes, a dos plantas es precioso, te hace recordar historias de conventos medievales. La preciosa Sacristía en madera maciza es una balconada que se asoma a la nave de la iglesia. El Convento de San Esteban es una visita obligada.



Y, lo que menos me gustó, fue justamente la famosa Universidad de Salamanca.
Probablemente sobrevalorada. Cuando estuve la fachada la estaban restaurando, así que no pude apreciarla. Pero entramos a visitarla. La entrada vale 10€, y fueron 10€ tirados a la basura. Además una de las partes más interesante de la universidad, la biblioteca, estaba cerrada al público y pudimos verla solo a través de una puerta con cristales. Fue una decepción.


Salamanca también tiene muchos museos, y uno de los más curiosos es La Casa Lis, Museo de Art Decó, entrada 4€. La casa, con fachada en hierro con cristaleras es muy bonita, y la exposición de objetos Art Decó es curiosa, sobre todo si te gusta el Art Decó.



Otro lugar con un patio muy bonito es el Palacio de La Salina.


Además de estas cosas hay muchísimo más. Se trata de pasear y perderte en las calles de Salamanca. O también vale la pena ir solo por la gastronomía, y la multitud de locales con múltiples estilos de comida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario