Recorriendo las calles de Paris, Francia

Fue una escapada de unos días durante el Agosto Parisino.


Llegamos al aeropuerto de Orly, y con facilidad encontramos un bus que nos llevaba hasta la parada de Metro. Con el cómodo Metro parisino llegamos a nuestro destino, la parada de Abbesses en el bonito barrio de Montmatre, el barrio de los artistas.


Eran los peores días para viajar, la mitad de agosto, pero aprovechando la hospitalidad de un amigo pudimos quedarnos en París 5 días.
En París ya había estado hace muchos años, pero con frío y lluvia, nada que ver con el clima de agosto.
Intentamos no hacer y ver las típicas cosas que se hacen y se ven en París... Nos costó, pero creo que algo diferente hicimos.


Hay que decir que en agosto en París hay casi solo turistas, parisinos muy pocos.


La prioridad era pasear por las calles de París sin prisa, respirando el aire de la cultura y las obras artísticas.
Desde el barrio de Montmatre en muy poco tiempo en Metro se llega en la zona centro de la ciudad.
Bajando en la Plaza de la Concorde se puede, en poco tiempo, ir caminando hasta las zonas más emblemáticas de París.


La Plaza de la Concorde es la plaza más grande de París, en el centro está un Obelisco Egipcio de granito rosado con más de 3300 años de antigüedad.



Desde aquí fuimos paseamos por la bonita Orilla Izquierda del río Sena, hasta llegar a la Catedral de Notre Dame.


Con el 850 aniversario de la construcción de la Catedral de Notre Dame pusieron delante de ella una estructura que impide una buena visión de la fachada. Las colas para entrar son siempre bastante largas, aunque se mueven más rápido de lo que te esperas.



Notre Dame se salvó de la demolición durante la mitad del 1800 gracias a la popular novela "El jorobado de Notre Dame" del escritor Víctor Hugo.


Desde Notre Dame se llega al Museo del Louvre en pocos minutos.


Y después del Louvre puedes pasear por los bonitos jardines de Tuileries imaginando los parisinos del siglo XVII luciendo sus mejores galas.


Desde los jardines de Tuileries se vuelve a la plaza de la Concorde y desde allí puedes caminar hacia los Champs Elysees (Campos Elíseos).
Los Campos Elíseos son una ancha y arbolada avenida con tiendas de lujo. Al final de los Campos Elíseos está el gran Arco de Triunfo.


E Arco de Triunfo lo mandó a construir Napoleón inspirándose al Arco de Tito en Roma. Es la mayor rotonda del mundo.



Desde el Arco de Triunfo en pocos minutos caminando se llega al monumento más emblemático de París, La Torre Eiffel.


La Torre Eiffel tiene una altura de 330 metros, es una obra Art Nouveau de metal que se ha convertido en símbolo de la ciudad.
Desde el edificio del Trocadero se puede apreciar una óptima vista de la Torre Eiffel.


Si quieres subir a la Torre Eiffel aconsejo comprar la entrada con antelación por Internet.
Incluso para subir caminado hay colas muy largas,,, y estas no son de las rápidas.


El descanso en el césped del Parc du Champ de Mars, por debajo de la Torre Eiffel es casi obligado.


Desde aquí en pocos minutos caminando se llega al Hotel des Invalides, que se construyó en el 1670 para alojar los miles de Invalides (veteranos de guerra).


Aquí está la esplendida Eglise du Dome, la cúpula dorada que se puede ver desde toda la ciudad. 
La Eglise du Dome es la tumba de Napoleón primero.
Desde el Invalides en pocos minutos se vuelve a la Plaza de la Concorde.



Otra ruta muy interesante es recorrer las muy bonitas calles del barrio de Montmatre
Montmatre fue una localidad rural llenas de molinos que abastecían París de harina. Por la zona aún se pueden ver algunos de estos molinos, uno de los más famosos es el Moulin Rouge.



Cuando en el 1860 Montmatre se unió a París se convirtió en un barrio pintoresco de alquileres baratos que atrajo los pintores más importantes de la época.


Sus pintorescas calles cuesta arriba se pueden recorrer hasta llegar a la blanca basílica de Sacre Coeur



Esta blanca  Basílica se puede ver desde toda la ciudad. Y desde la Basílica de Sacre Coeur se pueden apreciar unas bonitas vistas de París.


Desde Montmatre se puede llegar caminando hasta las Galerías Cubiertas de la Orilla Derecha del Sena. Las Galerías son muchas y se pueden recorrer con un paseo bastante recto y regular.



Las Galerías son calles cubiertas con techos, cúpulas y arcos acristalados, que permiten pasear tranquilamente por ellas en los momentos más húmedos y frío del año.


La más interesante y bonita para mí fue el Passage des Panoramas. Es la galería más antigua de París (1800) y está llena de restaurantes y tiendas inusuales.


Terminado el recorrido por las galerías llegamos muy cerca del Louvre. Desde aquí se cruza el Sena y se pasa a la Orilla Izquierda.
Ya estábamos en el barrio de Sant Germain, un antiguo barrio de París ahora lleno de boutique de moda. Este se consideraba un barrio literario, aquí se alojaban los escritores a principio del siglo XX.


Aquí está también la antigua librería Shakespeare & Company. No hay que perdérsela, su interior está lleno de libros nuevos y usados. Es encantadora. Aquí se reunían los escritores de la época y le permitían pasar la noche en sus sofás a cambio de reponer libros y reordenar sus estanterías.




Desde Sant Germain se llega a los Jardines du Luxembourg. Son unos muy bonitos jardines en el corazón de la ciudad. Napoleón los construyó para los niños de París.


Saliendo por la parte sur de los jardines en pocos minutos llegamos al Cementerio du Montparnasse, donde se pueden encontrar tumbas de personajes famosos de la música, arte y literatura.


Estos recorridos los hicimos en 4 días, paseando con tranquilidad y disfrutando de la vida parisina...
En verano en París parece que construyen sus propias playas a la orilla del Sena, además de canchas de Vóley Playa al lado de preciosos edificios históricos.


En París hay tantas cosas que ver que nunca tienes el tiempo suficiente para ver y hacerlo todo.


Una muy original, bonita e interesante forma de arte con la que nos cruzamos en varias ocasiones, sobretodo en el barrio de Montmatre, fue la decoración de señales de tráfico con figuras muy curiosas,,, y sin estropear la esencia de la señal. 




Es un placer pasear por los rincones de París,,, siempre se descubren cosas nuevas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario