Las ciudades de Sukuta y Serekunda, Gambia

Etapa 1 
Llegó el momento de conocer el África negra, en concreto Gambia.
Gambia es un muy pequeño y tranquilo país rodeado por Senegal.
La idea era estar lo más posible con la gente local y hacer una pequeña obra de ayuda humanitaria, entregar material escolar a alguna escuelas de Gambia.


Para entrar a pleno y sin miedos en la cultura de Gambia la decisión fue quedarse en una verdadera familia Gambiana a través del Couchsurfing (CS).
Contacté con un chico de Gambia que nos hospedó en la casa familiar.
Llegamos al aeropuerto y Ousainou y su primo Ibrahim nos vinieron a buscar. Con un taxi fuimos a su casa en Sukuta, coste 500 Dalasi (GMD), (aprox. 11€).


Cambiamos algo de dinero en el pequeño aeropuerto, el resto lo cambiaríamos en la ciudad, donde el cambio estaba mejor.
Llegamos a mediodía, el calor era intenso, aunque seco. Las carreteras, aparte la principal, eran de tierra. Llegamos a la casa y nos enseñaron la habitación donde en un principio nos íbamos a quedar un par de noches.


En general las casas familiares en Gambia son casas terreras, con habitaciones alrededor de un gran patio de tierra, donde se mueven libres cabras, pollos y animales…
Nuestra habitación o mini casita, tenía una parte de entrada que se suele usar para reuniones y para rezar, la habitación tenía una cama con mosquitera y un pequeño patio trasero que usábamos para hablar con amigos. 



Además en el pequeño patio había un cuarto con un grifo, unos cubos donde echar agua para ducharnos y un agujero donde se podía orinar. 
El “baño” que se usaba para defecar, era un agujero en el suelo en el gran patio general. Aquí era donde iba toda la familia,,, y a pesar de esto, el agujero estaba siempre muy limpio y no olía mal.


En el patio familiar solía estar el patriarca, sentado en una silla, los niños jugando y mujeres ocupadas en sus tareas. Los hombres o hijos solían volver por la noche.


Las horas que pasamos aquí solíamos hablar con los chicos o jugar con los curiosos niños…


El primer día, recién llegados,,, la familia nos preparó una comida. 
Con Ousainou e Ibrahim nos sentamos en el suelo y comimos un arroz con un pescado en el centro cubierto con una salsa muy picante de cacahuetes… A pesar del picante, estaba rico… luego nos quedamos charlando toda la tarde tomando te. Tomar el té es una especie de ritual en las reuniones de los gambianos.


Por la noche nos llevaron a un Festival de música en la ciudad de Brikama. Para llegar tuvimos que coger cuatro taxi-bus y tardamos casi dos horas para recorrer 20 kilómetros…
Un taxi-bus es un coche que se mueve a lo largo de un recorrido sin salir de él,,, suele costar 8 Dalasi (aprox. 0.15€) por persona. El problema fue que éramos 4 y era complicado encontrar un taxi-bus libre.


Llegamos a Brikama,,, la ciudad era muy oscura, pero con mucha gente por las calles. Para entrar al festival tuvimos que pagar una entrada de 100 Dalasi (aprox. 2€),,, pero cuando entramos no había nadie… Salimos y dimos una vuelta por la ciudad,,, hasta que de repente empezamos a escuchar música de tambores africanos… Seguimos la música y llegamos a una fiesta o ceremonia,,, no entendimos lo que era, pero estaba muy guapa… Lo curioso fue que alrededor de la música había solo mujeres bailando… los hombre estaban tímidamente parados lejos de la fiesta.
Fue muy curiosa e interesante la ceremonia…
Después de disfrutar de buena música decidimos volver al festival,,, supuestamente con música mejor… pero no! Dentro del recinto había unos DJs,,, muy malos,,, y hombres, solo hombres,,, alrededor del escenario parados escuchando música.
Fue muy curiosa la diferencia y las separaciones que había entre hombres y mujeres y esto lo seguimos viendo durante el resto del viaje.


Para volver regateamos el precio de un taxi “normal”… desde 600 Dalasi que pedían nos lo dejaron a 250 Dalasi (aprox. 5.20€). Otra cosa muy curiosa fue que los chicos que nos acompañaban (lugareños), no sabían regatear,,, y le pareció increíble el precio que conseguí.
Volvimos a la casa destrozados de cansancio… el primer día empezó muy intenso!



Al día siguiente nos fuimos de excursión a Senegambia y Serekunda.
Serekunda es la ciudad más grande de Gambia, más de la capital Banjul.



Serrekunda es básicamente la ciudad comercial del país,,, aquí se compra y se vende de todo.
Es una ciudad muy caótica, con mucho tráfico. Es prácticamente un gran mercado al aire libre…


Es interesante pasar unas horas y mezclarse con el caos general… pero nada más.
Serekunda es el mejor sitio para comprar, de hecho aquí fuimos prácticamente para comprar el material escolar que íbamos a regalar a una de las escuelas de Sukuta.


En la tranquila Sukuta al final nos quedamos 4 noches, teníamos que entregar el material escolar y organizar el resto del viaje. 


Sukuta es una pequeña ciudad, la población es mayormente Mandinga, y gracias a nuestros amigos aprendimos las palabras básicas para empezar una conversación y mezclarnos mejor con la gente local.


No hay comentarios:

Publicar un comentario